LA SORPRENDENTE VIGENCIA DE LOS CONSEJOS DE LA CIA PARA SABOTEAR LUGARES DE TRABAJO EN LA II GUERRA MUNDIAL