PERÚ SE AFERRA AL PICO Y LA PALA