LA DIRECCIÓN DE TU VIDA LA MARCAN TUS VALORES, NO TUS OBJETIVOS