OPINIÓN: EL FIN DE MERKEL A LA VISTA