FRANCIA INVESTIGA UNA POSIBLE NEGLIGENCIA DE LOS SERVICIOS DE INTELIGENCIA