El camionero espera una visita del Presidente, que ya envió señales. Entre la tensión y las promesas.

EL JUEGO DE LA OCA