GASOIL: POR PRESIÓN BONAERENSE, LA PATAGONIA PIERDE BENEFICIOS