CÓMO UNAS POCAS PALABRAS PUSIERON DE RODILLAS A FIRMAS TAN GRANDES COMO HOOVER Y RATNERS