La capital británica espera que en un plazo de tres años la mitad de la flota de 'black cabs' no use diésel

LONDRES ESTRENA TAXIS ELÉCTRICOS