EL PRESIDENTE DE PORTUGAL: “SOMOS LOS NÓRDICOS DEL SIGLO XXI”