VENEZUELA: MADURO Y EL PETRO, DEL DICHO AL HECHO