INQUIETA A LA BANCA LA PRESIÓN DE COMPETENCIA CON SECTORES SUBSIDIADOS