PYONGYANG DENUNCIA LAS MANIOBRAS CONJUNTAS DE EEUU Y COREA DEL SUR