Avalaron las cuentas de 2014, que Pichetto había congelado. Cambiemos las rechazó e intentará frenar las de 2015.

EL PERONISMO SE UNIÓ EN EL SENADO PARA APROBAR LOS ÚLTIMOS GASTOS DE CRISTINA