ALEMANIA: LA REPÚBLICA PARALIZADA