ANTE EL SILENCIO DE LA CASA ROSADA, EL GOBERNADOR WERETILNECK RESPALDÓ LA REPRESIÓN A LOS MAPUCHES