REPARTIR PLATA ES MÁS FÁCIL QUE REPARTIR PODER