LA ACTITUD ES LA FUERZA MÁS PODEROSA DEL CAMBIO