LA ONU ACUSA AL GOBIERNO BIRMANO DE PERPETRAR UNA LIMPIEZA ÉTNICA