AL MAL TIEMPO, LA MEJOR CARA PRESIDENCIAL DE TRUMP