TRAS LOS ATENTADOS, PARÍS NO SE HUNDIÓ PERO SÍ CAMBIÓ