Las bajas más importantes se dieron en el área metropolitana, donde se usó hasta 29% menos.

POR EL TARIFAZO Y EL INVIERNO MÁS CÁLIDO, SE CONSUMIÓ UN 18% MENOS DE GAS QUE EL AÑO PASADO