LA MAYOR LLAMARADA SOLAR DE LA DÉCADA PROVOCA UNA FORTÍSIMA TORMENTA MAGNÉTICA EN LA TIERRA