El ministro para el Brexit, David Davis, se ha convertido en el blanco de todas las iras en Londres y Bruselas.

EL MINISTRO DEL BREXIT, ENTRE DOS FUEGOS