EL GOBIERNO ESPAÑOL RECURRE LA LEY DE TRANSITORIEDAD DE CATALUÑA