PIERRE BERGÉ, EL FÉRREO EMPRESARIO QUE AMÓ A YVES SAINT LAURENT