EL CORAZÓN NO SE RECUPERA COMO SE PENSABA TRAS UN INFARTO