LAS BACTERIAS INTESTINALES PUEDEN FLUCTUAR CON LAS ESTACIONES