EL ERROR DE AFEITARSE LA CABEZA PARA NO QUEDARSE CALVO Y OTROS MITOS SOBRE LA PÉRDIDA DE CABELLO