Un nuevo estudio sugiere que los bebés que fueron amamantados tienen un riesgo 19% menor de contraer cáncer en la sangre.

LECHE MATERNA PUEDE REDUCIR RIESGO DE LEUCEMIA INFANTIL