EL TRABAJO, FUENTE DE FELICIDAD O DE DESDICHA