EL FACILISMO O EL DESPRECIO DE LA DIGNIDAD