Vivir también implica llorar. Aunque no queramos.

LAS PÉRDIDAS INEVITABLES DE LA VIDA