INTELIGENCIA EMOCIONAL: LA IMPORTANCIA DE APLICARLA DIARIAMENTE